Páginas vistas en total

sábado, 3 de enero de 2015

La importancia del perdon





Mateo 6:14-15 - “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas”. Dios no te va perdonar si no perdonas a tus hermanos y hermanas espirituales y naturales. Perdona aquella persona que te hirió.

jueves, 25 de diciembre de 2014

Estamos de vuelta fuertes en Cristo !!!!

Porque siete veces cae el justo y siete se levanta



En la vida nos enfrentaremos con diferentes caídas, con momentos dolorosos que querrán obligarnos a no intentarlo más. Y es que el dolor de algunas caídas es tan profundo que nuestra mente muchas veces quiere reusarse a volverlo a intentar.

1383011342049-image.jpg

Quizá algunos de ustedes hoy se sientes derrotados, quizá estas experimentado una caída muy fuerte, de esas dolorosas que nadie quisiera experimentar, las fuerzas se te han ido, crees que no vale la pena quizá volverlo a intentar o simplemente tienes miedo de volver a caer y lastimarte.

La Biblia nos dice:

“Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse…”
Proverbios 24:16a (Reina-Valera 1960)

Quizá las cosas se salieron de control, quizá en algún momento has pensado en renunciar, en no seguir mas, en rendirte. Pueda que esa caída que acabas de experimentar o la que experimentaste hace un tiempo pero que aun no puedes superar, está causando en ti la indisposición de volverlo a intentar.

¡Vamos! ¡Levántate e inténtalo otra vez!, Dios quiere que sepas que Él está contigo, que lo que has experimentado servirá para cimentar tu fe, para crear en ti un carácter de siervo, pero que al volverlo a intentar lo lograras.

Quizá caerás, quizá te golpearas, quizá dolerá, pero ¡Levántate!, no fuiste llamado para retroceder, no fuiste llamado para quedarte en el suelo después de una caída, tú has sido llamado para conquistar, para vencer, para lograrlo, tienes la capacidad de hacerlo porque Dios la deposito en ti y como respaldo de eso, Él ha estado, está y estará contigo, porque no te dejara, porque no permitirá que seas vencido, por lo tanto: ¡Levántate!

Quizá caerás, pero sobre todo LEVÁNTATE cuantas veces sea necesario, porque hay algo está claro y esto es: ¡Tú eres un vencedor

miércoles, 21 de mayo de 2014

Oración para hoy - Dila en voz alta:




"Padre, tú conoces mi fin desde el principio y sabes 
todo lo demás. Enséñame e instrúyeme en el camino
que debo seguir. Me comprometo a cooperar 
plenamente con tu propósito y tu plan. Declaro 
que lo mejor de mi presente se convertirá en lo 
peor de mi mañana. Estoy investido de poder para 
realizar las cosas para las cuales nací. Tú provees 
a todas mis necesidades, y prosperas la obra de 
mis manos, cuando me entrego por completo a tu
voluntad. En el nombre de Jesús, amén".

sábado, 10 de mayo de 2014

La felicidad duradera

El apóstol Pablo, uno de los primeros cristianos quien escribió varios libros del Nuevo Testamento, dice en una carta que escribió a una iglesia en la ciudad de Corinto: “Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.”1
En una carta a otra iglesia, Pablo sigue enfatizando la satisfacción que se puede encontrar en Jesús—una satisfacción que supera las circunstancias mundanas: “No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”2
La felicidad duradera que buscamos sencillamente no se puede encontrar en cosas mundanas: otro dólar, otra botella, otro bocado. Para encontrar la paz y la satisfacción eterna, debemos buscar más allá de nosotros mismos.
- See more at: http://www.exploregod.com/es/el-secreto-de-la-felicidad#sthash.t6P7aTEs.dpuf

miércoles, 7 de mayo de 2014

La importancia de la oración.

La oración es nuestro bastión, la columna vertebral de la vida cristiana, por lo que es determinante que aprendamos al respecto. Sabemos que Dios nos ha dejado instrucciones claras y sencillas, y una de ellas es orar. Todo lo que el Señor nos pide y enseña es mucho más fácil que seguir las indicaciones del mundo. Es más fácil ser santo que vivir en pecado. Es más fácil tener una mujer que andar ocultando a la amante; es más fácil decir la verdad que verse en la angustia de recordar las mentiras que dijimos para no contradecirnos, pero las tinieblas nos venden la idea de que es más fácil pecar porque quieren destruirnos.


Twitter @PastorCashLuna
Facebook   https://www.facebook.com/pastorcashluna?fref=ts